Desde Luad, te hemos informado sobre ambos tratamientos en nuestro blog y hemos respondido a las preguntas más comunes, pero  sabemos que a la hora de elegir el tratamiento más adecuado, hay mucha incertidumbre. Hoy te queremos mostrar la diferencia de dos de los tratamientos estrella: Botox vs. Ácido hialurónico.

En general, se tiende a pensar que ambos tratamientos médico estéticos, sirven para lo mismo. La creencia más extendida es que se utilizan para “eliminar arrugas y rejuvenecer el rostro”. Pues bien, en cierto sentido es verdad, pero las funciones de estos procedimientos van más allá.

Comenzamos explicando aquello que sí que tienen en común. Ambos son tratamientos médico estéticos cuyo objetivo principal es el rejuvenecimiento y cuidado de la piel. Esto quiere decir que ninguna de estas técnicas necesitan llevarse a cabo en un quirófano, sino que son procedimientos poco invasivos y con apenas posibilidades de provocar efectos secundarios.

En este sentido, ambos tratamientos comparten objetivos, pero a su vez, encontramos muchas diferencias entre ellos.

Rejuvenecimiento sí, pero de diferente manera.

Botox vs. ácido hialurónicoBien, está quizá sea la diferencia principal. Aunque ambos se utilicen para rejuvenecer la piel, cada tratamiento lo consigue de diferente manera.

Por un lado, el botox, se utiliza para evitar que se formen las arrugas. Su componente lo que consigue es “paralizar” el músculo en el que se infiltra. Puede sonar alarmante, pero no es así. Simplemente el músculo deja de crecer y estirarse. De esta manera, se paraliza la formación de arrugas, ya que los tejidos, no se ven afectados de ninguna manera de expresiones faciales o el paso del tiempo.

Por el otro lado, tenemos e ácido hialurónico, este sí que es utilizado para el relleno de surcos y la creación de volumen. Además, sus componentes reactivan de manera natural el colágeno de la piel, rehidratándola completamente.

Ambos tratamientos, rejuveneces la piel y le dan brillo gracias  a sus componentes. Hacen que la zona donde se aplica, esté renovada, hidratada y tersa. Pero el botox lo consigue de una manera y el ácido hialurónico de otra.

Si lo que buscas es un tratamiento más bien preventivo, el botox es una buena opción, ya que está indicado para frenar la aparición de las arrugas. En cambio si lo que quieres es eliminar esas líneas de expresión, o aportar algo de volumen en zonas como el rostro, el ácido hialurónico es tu tratamiento.

Los componentes, ¿mejor el botox o el ácido hialurónico?

Cada una de estas técnicas, utiliza componentes diferentes y ambas deben su nombre a estos. Tanto el botox como el ácido hialurónico, están compuestos de manera que no se van a producir alergias ni se va a producir ningún tipo de rechazo.

Por un lado, el botox proviene de una toxina. De nuevo, nada de alarmarse. Como hemos dicho sirve para “paralizar el músculo” por lo que se ha modificado una bacteria que está presente en los seres vivos de manera que cubra su función sin dañar de manera alguna al ser humano. La bacteria permanece inactiva, así que no puede causar enfermedad alguna, pero si consigue, mediante la infiltración que las células musculares permanezcan sin cambios durante un tiempo.

Por su parte el ácido hialurónico está compuesto de una sustancia que está presente en nuestro cuerpo, gracias a esto no hay posibilidad de rechazo o alergias. Este componente tiene numerosas ventajas, aunque se utiliza para el relleno de arrugas, ofrece más ventajas. Esta sustancia tiene una acción hidratante muy potente, tiene la capacidad de retener el agua por lo que ayuda a que la piel se vea mucho más brillante y lisa, evitando agrietamientos y sequedad. Además de esto, otra de las acciones más importantes, es que es capaz de reactivar el colágeno natural de la piel. Esto hace que el tratamiento perdure durante más tiempo y las arrugas dejen de ser visibles mientras siga haciendo efecto.

Como vemos tanto el botox, como el ácido hialurónico tienen puntos en común, pero en realidad, son tratamientos diferentes, que aunque ambos busquen un rejuvenecimiento de la piel, su funcionamiento y composición son muy diferentes.

Desde Luad te recomendamos que siempre consultes con los expertos antes de utilizar cualquier tratamiento. Confía en el centro médico estético Luad en Zaragoza, te podemos asesorar para que tu rostro se vuelva a ver joven y brillante.