Conforme vamos cumpliendo años, la flacidez se apodera del rostro y de otras zonas de nuestro cuerpo seamos hombres o mujeres y visualmente da un aspecto muy envejecido, que probablemente no se corresponda con cómo nos sentimos. Para ayudarte a combatir la flacidez facial, desde Luad te traemos los mejores tratamientos médico estéticos y que recuperes así tu rostro joven y vital. Además, te contaremos unos sencillos consejos que te ayudarán a evitar la flacidez prematura en la piel sin necesidad de medicamentos o cirugía.

¿Por qué aparece la flacidez?

Rostro sin flacidez facialEn primer lugar, antes de lanzarnos a realizar cualquier tratamiento médico estético, es importante que conozcamos qué causa la flacidez y si podemos poner remedio antes. La firmeza de la piel es posible gracias a unas proteínas que están presentes en ella y que consiguen que esta esté tersa y tenga estructura interna. Gracias a estas proteínas como son el colágeno y la elastina, nuestro rostro se ve mucho más liso y joven.

Ahora bien, el paso del tiempo hace que estas proteínas dejen de estar presentes en nuestra piel. Cuando nuestro rostro carece de la elastina y el colágeno necesario es cuando aparece la flacidez facial, debido a esa pérdida de estructura.

Por otro lado, hay un tercer componente el ácido hialurónico. Muchas personas piensan que solo se trata de un tratamiento médico estético artificial, pero en realidad lo que se inyecta es un componente que está presente en nuestra piel de manera natural. La desaparición de este elemento, también es causa directa de la flacidez facial, haciendo que no solo pierda su aspecto terso si no también el brillo.

Tratamientos médico estéticos.

Habitualmente, los pacientes creen que este problema tan común solo es posible de combatir, a través del bisturí pasando por innumerables cirugías. Esto no es así, gracias a diferentes tratamientos médico estéticos, podemos ayudarte a reducir el impacto de esta pérdida de proteínas y que vuelvas a conseguir el rostro vital y terso que siempre has tenido.

Como adelantábamos, la falta de ácido hialurónico es una de las causas principales de la flacidez facial. Por ello, el tratamiento mediante micro-inyecciones de este mismo componente ayudará en gran medida a recuperar la elasticidad natural del rostro. Llevando a cabo este procedimiento, aportamos más cantidad de ácido hialurónico solo en las zonas donde es necesario. Además, este va acompañado de otras vitaminas que consiguen una mayor hidratación para combatir no solo la flacidez, sino también la deshidratación y falta de brillo.

Además, el ácido hialurónico, potencia de manera natural la creación de colágeno haciendo que nuestro rostro vuelva a tener la cantidad necesaria de dicha proteína para dotar de elasticidad al rostro y combatir la flacidez facial. Remarcamos que es pues un proceso totalmente natural y que ningún componente inyectable es ajeno a nuestro organismo si no que estamos dando una ayuda extra al rostro para que de manera totalmente natural vuelva a producir los niveles necesarios de proteínas.

Más sobre el ácido hialurónico

Por otro lado, cuando se necesita un tratamiento algo más intensivo, se puede recurrir a otro de los tratamientos médico estéticos estrella: los hilos tensores, conocido también como “el lifting sin cirugía”. Es un procedimiento cuyo objetivo principal es combatir la flacidez facial, pero también disimular las arrugas que aparecen como consecuencia de la pérdida de elasticidad.

El tratamiento consiste en la colocación en el interior de la piel de unos elementos absorbibles por el propio organismo que se componen de Polidioxanona. Estos hilos, se insertan en la capa subdérmica de la piel a través de micro-agujas, por lo que no son necesarias incisiones o largas recuperaciones. Los hilos tensores se van a fijar a las fibras que estructuran nuestra piel sin necesidad de ningún tipo de anclajes o suturas ya que la propia forma de los hilos, permite su fijación de manera natural y sencilla.

Se trata de dos tratamientos médico estéticos que aportan grandes resultados y ayudar a combatir la flacidez facial de manera muy eficaz. Eso si, debes acudir a centros especializados como Luad, donde contamos con profesionales especializados que van a estudiar tu caso y te aconsejaran sobre los trataimentos que más te convienen y los llevan a cabo con total seguridad.

Además, de esta manera, no te tienes que preocupar por un exceso de tirantez o la pérdida de expresividad que se atribuye erróneamente a este tipo de tratamientos, ya que si son ejecutados por profesionales, se corrige el problema sin afectar de manera negativa a la expresividad facial.

Otras recomendaciones.

Como dice el refrán: “mejor prevenir que curar”. Cierto es que es imposible evitar el envejecimiento pero sí podemos retrasarlo y ayudarte a combatir sus efectos. A continuación te damos unos pequeños consejos que te ayudarán a llevar un día a día más saludable y tener un rostro libre de flacidez y lleno de brillo.

  • Dieta equilibrada: Una dieta sana y equilibrada y ante todo rica en vegetales y frutas, puede ayudarte con la flacidez. Estos alimentos son ricos en vitaminas que te ayudan con el mantenimiento de la piel y a combatir los signos de la edad.
  • Beber agua: Al menos dos litros al día, mantener hidratada la piel es clave no solo para combatir la flacidez, sino también para mantener el brillo y la textura joven de tu rostro y el resto del cuerpo. Además te ayuda a eliminar toxinas y a mantener un peso ideal.
  • Hacer ejercicio: El complemento perfecto a una buena dieta y hábitos saludables.
  • Aporte extra de vitaminas y antioxidantes, se puede hacer a través de la alimentación pero hay otras vías, que pueden ser también muy naturales y beneficiosas.

Desde Luad, te aconsejamos que si detectas los primeros síntomas de flacidez facial, acudas a nuestra Clínica en la que te atenderemos de manera personalizada y buscaremos el mejor tratamiento para ti. Si tienes más dudas no esperes y contacta con nosotros pinchando aquí.