Las varices son un problema circulatorio que afecta a las venas. Normalmente la zona del cuerpo más propensa a sufrirlas son las piernas, y provoca síntomas como cansancio, pesadez, hinchazón e incluso calambres.

El primer estado de las varices son las conocidas arañas vasculares. Son pequeñas roturas de capilares que se producen cuando la circulación no es adecuada. Y esto acaba transformándose en varices.

Por norma general, las varices son benignas a no ser que exista una insuficiencia venosa profunda. En la mayoría de los casos las varices se producen por la dilatación de la vena, por lo que se transforma en una mala circulación.

¿Qué son las varices?

Como hemos mencionado, las varices son dilataciones venosas que se caracterizan por impedir que la sangre vuelva de forma eficaz al corazón. Las válvulas venosas no se cierran como es debido, produciendo una alteración que provoca que la sangre se desplace hacia abajo o se acumule. De esta manera se dilatan las venas, que llegan a ser visibles produciendo este problema.

El proceso puede complicarse incrementando la presión hidrostática, produciendo una salida de sangre hacia los tejidos más próximos.

Causas de las varices

El sistema circulatorio de nuestro organismo está diseñado para que la sangre limpia se bombee a través de las arterias. Cuando llega a los tejidos, tiene que volver al corazón a través de las venas. En el tren inferior el retorno se produce hacia arriba. Por este motivo las venas cuentan con unas válvulas que impiden que la sangre retroceda hacia abajo.

Si dichas válvulas no funcionan correctamente, la sangre puede acumularse dilatando las paredes de las venas y saliendo hacia afuera. Así se forman las varices o las venas dilatadas.

Esclerosis vascular

Las varices pueden aparecer por diversos motivos:

  • La herencia y la predisposición genética: si el tejido conectivo de nuestro organismo es débil seremos más propensos a tener varices.
  • Sexo y edad: las mujeres son más propensas a sufrirlas y a mayor edad, mayor riesgo.
  • Por defecto en las paredes de las venas
  • Funcionamiento deficiente de los sistemas reguladores de flujo sanguíneo
  • Comunicación anómala entre arterias y venas

Existen factores de riesgo que podemos controlar y ejercer influencia para prevenir la aparición de varices. Las personas obesas tienen el doble de posibilidades de sufrir la aparición de varices porque un mayor peso corporal hará que haya un flujo mayor de sangre a los miembros inferiores y se exija un mayor retorno al corazón.

 Llevar una alimentación equilibrada puede ayudar a prevenirlas

Una excesiva retención de líquidos supone un mayor volumen sanguíneo, con lo que se puede correr riesgo de aparición de varices. Es importante mantenerse correctamente hidratados y consumir alimentos ricos en potasio pueden ayudarnos a solucionarlo.

Caminar de forma regular y otros ejercicios como subir escaleras nos ayudarán a prevenir las varices. Además, podemos darnos pequeños masajes diarios, cuidar la postura corporal y evitar pasar largos periodos de tiempo de pie sin movernos o sentados.

Tratamientos para eliminar las varices

En primer lugar debemos acudir a un especialista porque las varices pueden suponer un problema de insuficiencia venosa crónica y un mal tratamiento puede traer muchas complicaciones adicionales.

Dependiendo de la gravedad de las varices, el tratamiento será uno u otro:

  • Microespuma esclerosante: se inyecta esta sustancia, capaz de eliminar las varices de todos los tamaños, incluso las que no son operables. Este procedimiento es indoloro y ambulatorio, por lo que no interrumpe nuestra actividad diaria.

Pedir cita ahora

  • Cirugía por láser: para las varices que no son de gran tamaño o para las arañas vasculares son una de las mejores opciones. Es cómodo y poco invasivo porque sólo aparece un ligero hematoma en la zona que ha sido tratada. Para las arañas vasculares, el láser se aplica directamente sobre la piel mientras que cuando se emplea para las veras varicosas se realiza con anestesia. Consiste en introducir un catéter especial en la vena, a través del cual se envía una energía de radiofrecuencia a la pared de la vena hasta que se contrae y se cierra.

Esclerosis vascular para combatir las varices

La esclerosis vascular es un procedimiento médico-estético capaz de acabar con las varices o las arañas vasculares mediante la inyección de componentes específicos. Hay diferentes métodos, pero el principal consiste en inyectar a través de una fina aguja un esclerosante dentro del vaso sanguíneo. Así la zona tratada se inflama, produciéndose una fibrosis que hace desaparecer la variz.

Es un tratamiento poco invasivo porque la aguja es diminuta, apenas causa molestias durante el tratamiento y permite una rápida recuperación.

Las sesiones de este tratamiento pueden durar entre 15 y 60 minutos. Se suelen espaciar en el tiempo para que transcurran dos meses entre una sesión y otra, pero los resultados sin visibles desde la primera sesión.

Es importante seguir algunas indicaciones tras el tratamiento para evitar que las varices vuelvan a aparecer. Tras las inyecciones, se aplican unas vendas de compresión en las zonas tratadas y deben mantenerse fijas durante 24 a 48 horas.

La mejor época para realizarse el tratamiento es en otoño o invierno porque pueden ser más incomodo cuando las temperaturas son altas. Es recomendable caminar de 30 a 40 minutos al día para mejorar los efectos del procedimiento y prolongar sus resultados.

No dudes en contactar con nosotros si necesitas más información y consultar todas las dudas al respecto.