Las contracturas son lesiones muy comunes para todo el mundo, no solo en aquellos que practican deporte. También puede producirse en personas sedentarias, mayores, que adopten malas posturas corporales o que tengan estrés.

Hoy, en Luad Centro Médico Estético os enseñamos qué son, por qué se producen, como se pueden tratar, y como prevenirlas.

¿Qué es una contractura muscular?

Como su propio nombre indica, la contractura muscular se trata de una contracción en el músculo.

Suele aparecer cuando el músculo que se ha dañado ha realizado una actividad a la que no está acostumbrado o que ha sido excesivamente intensa. Por ejemplo, en el gimnasio, al coger peso excesivo, puede aparecer una contractura. Pueden surgir en el momento o después.

El músculo se contrae y se distiende constantemente en general, pero en algunos casos, la zona dañada se queda en tensión y no se relaja. Esta zona permanece dura e hinchada, que es lo que cotidianamente conocemos como “nudo”

Este tipo de lesiones no son graves; sin embargo, son molestas y nos pueden llegar a impedir realizar determinados movimientos e incluso padecer dolor, por lo que conviene identificarlas y ponerse en manos de un profesional para minimizar sus efectos y llegar incluso a acortar los tiempos de recuperación.

Fisioterapeuta para las contracturas

Generalmente pueden permanecer entre una y dos semanas, dependiendo, por supuesto, de la gravedad de la contractura y de lo rápido que te hayas puesto en manos de profesionales.

Tipos de contracturas musculares

Las contracturas no se suelen clasificar pero sí que se pueden distinguir por la causa de su aparición:

  • Contractura durante el esfuerzo: Mientras realizamos un esfuerzo físico que es excesivamente elevado el organismo acumula una sustancia llamada metabolitos que generan dolor e inflamación.
  • Contractura posterior al esfuerzo: En este caso, la contractura se produce porque el músculo que se ha forzado no es capaz de volver al estado de reposo debido a la fatiga acumulada.
  • Contractura residual: Este caso se produce cuando has sufrido una lesión grave, como por ejemplo una rotura de fibras, un esguince o un fuerte traumatismo, por ejemplo. Los músculos que rodean la parte afectada tienden a contraerse para protegerse, pero, una vez curada, los músculos quedan contracturados.
  • Contracturas postulares: Estas lesiones se producen de forma lenta y progresivamente por malas posturas que adoptamos, como por ejemplo los nudos en el cuello.

Tratamientos para las contracturas

Si sufres dolores por contractura una manera de aliviarlo es aplicar calor en la zona de forma continuada. Pero si este dolor persiste lo más adecuado es ponerte en manos de profesionales que te aconsejen cual es el masaje más adecuado.

En Luad Centro Medico Estético contamos con un equipo de expertos en el campo de la fisioterapia que estudiaran tu caso y te ofrecerán el tratamiento que mejor se adapte a tu dolencia. Todos nuestros servicios de fisioterapia son personalizados, ya que cada paciente es único y cada lesión requiere de un tratamiento de fisioterapia específico.

En nuestras sesiones aplicamos las técnicas que nuestros expertos consideran necesarias para recuperarse adecuadamente. Nuestro objetivo principal es la recuperación eficiente y rápida.

Prevención

La mejor manera de sufrir contracturas es prevenir adoptando buenas posturas en el día a día. Debido a nuestros hábitos como permanecer sentados largos periodos de tiempo trabajando, mala postura al sentarse o el uso excesivo de ordenador, se recomienda realizar estiramientos de las zonas para prevenir futuras contracturas, especialmente en la zona del cuello.

En el ejercicio físico siempre hay que realizar un buen calentamiento antes de deporte y no forzar excesivamente los músculos. Siempre acordarse de volver a estirar una vez acabada la práctica.

Si todavía tienes dudas acerca de las contracturas, no dudes en contactar con nosotros. En Luad Centro Médico-estético de Zaragoza cuidamos de ti.