La manera en la que nos sentamos frente al ordenador cuando trabajamos, en el sofá cuando descansamos, o incluso cuando estamos comiendo, es muy importante. Una mala práctica de la postura de nuestro cuerpo acarreará problemas futuros tanto en huesos como en músculos.

Estos dolores se pueden manifestar a cualquier edad, ya que las malas prácticas posturales comienzan incluso siendo pequeños. Por eso, no es de extrañar que muchos jóvenes y adultos presenten síntomas de dolores musculares.

La carga de trabajo que nuestro cuerpo debe soportar, en ocasiones, provoca que tengamos dolores y contracturas. Desde Luad, podemos corregir estos dolores mediante la corrección postural.

¿Qué es la corrección postural?

La corrección postural es una técnica que ayuda a colocar los músculos en equilibrio, mejorando así el flujo linfático, enérgico y circulatorio. Así, se neutralizan los dolores crónicos y se reeduca al cuerpo para conseguir una postura sana.

Gracias a la corrección postural conseguimos mejorar nuestra calidad de vida. Esto se debe a que los movimientos de nuestro cuerpo se realizan con mayor facilidad. Esta técnica es un método de fisioterapia progresiva, y es adecuada para cualquier edad, ya que respeta las posibilidades de cada persona.

Las sesiones de fisioterapia de la corrección postural se diseñan individualmente, adecuándose así a las necesidades de cada paciente. Partiendo de los síntomas que presenta, se consigue resolver las causas que los han provocado.

No sólo está indicado para contracturas. Con el paso del tiempo, las personas acumulamos tensiones y nuestro cuerpo en general, y músculos en particular, se van deformando. Por eso, con este tratamiento, los pacientes participan en su recuperación, guiados por el terapeuta. Así, no sólo conseguirás resolver los dolores. También te servirá de ayuda para adoptar nuevas posturas cuando estés fuera de la consulta.

La corrección postural se consigue mediante ejercicios de fisioterapia que se centran en el cuidado de las articulaciones, la respiración y el trabajo respetuoso de la musculatura. Está adaptado para todas las personas que tengan dolor muscular o simplemente quieran conseguir una buen hábito postural.

¿Para qué dolores están indicados?

Como ya hemos comentado, este tipo de fisioterapia está indicada para cualquier contractura muscular, pero puede resolver otros tipos de problemas:

  • Problemas de columna
  • Dolores de espalda
  • Dolores de piernas y brazos
  • Problemas cervicales
  • Estrés
  • Rigidez
  • Contracturas de distintos tipos
  • Síndrome del túnel carpiano

Estos son algunos de los muchos síntomas que se pueden corregir gracias a la corrección postural. Aunque, si te ha quedado alguna duda, puedes consultar con nosotros cuál es tu afección y estudiaremos tu caso sin problema.

¡Pide cita!

 

La corrección postural aporta grandes beneficios

Ya sabemos que cualquier persona independientemente de la edad y su condición física se puede beneficiar de la corrección postural. Practicando este tipo de fisioterapia regularmente podrás conseguir resultados como estos:

  • Reeducar tu cuerpo para tratar y evitar malas posturas
  • Prevenir, aliviar y tratar los problemas de espalda (y otros síntomas como hernias, cervicalgia, etc.)
  • Mejorar tu flexibilidad y el tono muscular
  • En el caso de que realices entrenamiento deportivo, la corrección postural será un excelente complemento.
  • Reducir el estrés y conseguir un mejor bienestar corporal
  • Conseguir un cuerpo elástico y fuerte

En definitiva, los ejercicios de la corrección postular te ayudan a conseguir fuerza y flexibilidad para que tus estructuras óseas y tus músculos gocen de un perfecto equilibrio. Es decir, conseguiremos compensar las posiciones poco saludables que mantenemos durante el día a lo largo de nuestra vida, que provocan tensiones en muchas zonas de nuestro cuerpo.

Como te acabamos de comentar, complementar los ejercicios de corrección postural con entrenamiento deportivo, como el cardio, será un excelente plan para trabajar tu capacidad pulmonar y no descuidar tu tono muscular.

¿En qué se basa esta técnica?

La corrección postural basa su acción en trabajar todos los músculos de forma organizada. Es decir, no los trabaja de manera individual y aislada. Todo el cuerpo organiza su movimiento por series compuestas de músculos y articulaciones, que son las encargadas de moverlos.

Si algún componente de esta serie falla, se verá afectada de manera total. Por eso pueden aparecen síntomas en otro lugar. La corrección postural trabaja toda la serie muscular corrigiendo todos sus componentes a la vez.

Además, diferencia entre los músculos estáticos y los dinámicos, porque cada uno tienen una función distinta. Diferenciando esta característica muscular se consigue recuperar el tono muscular y eliminar las tensiones que se han ido adquiriendo a lo largo de los años.

Como decíamos, la corrección postural también trabaja las articulaciones, porque son el principal elemento que soportan el peso del cuerpo y sirven de apunto de apoyo para que los músculos puedan desarrollar bien su función.

Un mal uso de nuestra musculatura provocará que las articulaciones se desalineen, haciendo que las articulaciones también nos duelan.

La respiración es fundamental a lo largo de todo el proceso. Siempre que nuestro cuerpo sufre cualquier tipo trastorno, se provoca también una alteración en la respiración. La manera en la que respiramos afecta también en la forma y el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra mente. Es muy importante respirar sin nervios, bloqueos o tensiones, porque esto puede influir en el resto de las funciones de nuestro organismo.

En la corrección postural se trabaja constantemente la respiración para relajar la musculatura. Desde Luad queremos ayudarte a conseguir una buena postura corporal. Si quieres evitar los dolores musculares, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Te esperamos!