Criosauna

¿Para qué sirve la criosauna?

La criosauna aplica la terapia conocida como crioterapia, aportando una gran cantidad de beneficios en nuestro cuerpo. La crioterapia aplicada para la recuperación muscular y de lesiones aporta una mayor sensación de fortaleza y estado anímico en el paciente. Gracias a la crioterapia, los tiempos de recuperación tras una lesión se reducen notablemente y aceleran el consumo de calorías en las horas siguientes, por lo que es ideal también para bajar de peso.

Criosauna Zaragoza

La crioterapia es técnica novedosa implantada exitosamente a nivel mundial que somete al cuerpo, en este caso a través de la criosauna, a un frío extremo durante no más de 3 minutos. Entre otros, destaca su uso en el área deportiva, en la salud, y en la belleza y bienestar.

Una terapia con la que aplicar frío intenso a nuestro cuerpo con fines regeneradores y anti-edad ya que ayuda a fortalecer nuestro organismo. Aporta grandes beneficios al deporte, por ello cada vez más deportistas deciden incluir esta terapia en sus tratamientos habituales, consiguiendo reducir el dolor y las contusiones musculares.

Luad Crioterapia permite disfrutar de los beneficios de la criosauna en Zaragoza, siendo el único centro médico-estético en Zaragoza que ofrece estos servicios.

¿Qué es la criosauna?

La criosauna es un aparato que emplea la última tecnología en crioterapia, exponiendo al cuerpo humano a temperaturas entre -130º a -150ºC. Una cabina que permite que nuestros sistemas circulatorio, muscular y nervioso mejoren gracias al uso del nitrógeno líquido evaporado.

Desde la primera sesión de criosauna los mecanismos se activan y nuestro cerebro estimula el sistema nervioso liberando endorfinas, por lo que la sensación de bienestar tras la criosauna mejora notablemente.

Una terapia adoptada ya en cientos de países como una herramienta médico-estética debido a los grandes beneficios que aporta en la piel.

Mejora tu calidad de vida gracias a la criosauna en Zaragoza de la mano de Luad Crioterapia.

Criosauna para niños

La práctica de más de 30 años demuestra que la crioterapia no tiene restricciones de edad.  La duración del tratamiento en niños no debe sobrepasar los 1,5 ó 2 minutos por sesión. En el caso que se desee intensificar el resultado lo adecuado será aumentar el número de sesiones hasta un máximo de 3 sesiones al día.