Piernas sin varicesEn nuestro post anterior, os hablábamos de un eficaz tratamiento de médico-estética, la Esclerosis vascular, el cual tenía el objetivo de eliminar las varices. Pues bien, hoy vamos a profundizar más en este problema y te ayudaremos a diferenciar entre las varices y las arañas vasculares.

Aunque comúnmente, no tienden a hacerse diferencias entre estos dos términos, es importante conocer las pequeñas diferencias para determinar bien el problema, antes de aplicar cualquier tratamiento.

Varices y arañas vasculares, ¿Son lo mismo?.

Sí y no. Las varices, como ya comentamos, se producen cuando el retorno venoso no está funcionando correctamente y la sangre se va acumulando en las venas, de manera que estas se dilatan, de manera que podemos llegarlas a ver tras la piel, e incluso notar su relieve.

Sin embargo, las arañas vasculares, aunque su origen es el mismo, también debido la acumulación de la sangre, pueden estar relacionadas también con otras causas como la exposición solar.

Pero la mayor diferencia entre unas y otras, es que las arañas vasculares, son de menor tamaño, y su color es más rojizo en lugar de azulado. Además, suelen abarcar mayor superficie que las varices y aparecen alrededor de estas.

Además, podemos encontrar pequeñas diferencias en la localización. Generalmente, las varices, aparecen en las piernas o incluso el arco del pie. Se debe al efecto de la gravedad y por ello, la parte inferior del cuerpo se ve más afectada. Por otro lado, las arañas vasculares, aunque son más frecuentes alrededor de las varices de las piernas, también suelen aparecer en la zona del rostro, sobre todo, en personas con piel clara y delicada.

El origen del problema.

Aunque ya hemos explicado las principales diferencias, hemos dicho que podemos encontrar diferentes causas u orígenes del problema, es lo que os vamos a explicar a continuación.

Estructura genéticaA través de diferentes estudios, se ha demostrado que una de las causas principales de este problema, es la genética. Es un factor que se escapa a nuestro control, y que hace que una gran parte de la población, padezca arañas o varices.

Por otro lado, los cambios hormonales, también contribuyen al mal funcionamiento del retorno venoso haciendo que la propensión a sufrir este problema vascular aumente. Se estima que esta es la razón por la que las varices son más comunes en mujeres que en hombres, ya que a lo largo de la vida femenina, hay un mayor numero de cambios de este tipo, y se toman medicamentos que alteran el comportamiento hormonal.

A pesar de ello, hay más causas que originan la aparición de la inflamación en las venas, y que hacen también diferentes a las varices y a las arañas vasculares.

De hecho, se estima que estas últimas, pueden tener relación con la exposición solar. Y en muchas ocasiones se confunden con quemaduras o irritaciones a causa de los rayos del sol. Se debe en gran medida a su apariencia, ya que cubren gran parte de la superficie de la piel, y se muestra muy enrojecida, por lo que no se llegan a distinguir completamente los pequeños hilos como son estas

Las varices, por su parte también tienden a aparecer cuando se lleva una vida demasiado sedentaria, o se está en una misma posición durante demasiadas horas seguidas. Una mala alimentación, o un exceso de peso, también dificultan el correcto funcionamiento del retorno venoso, haciendo que la sangre, no pueda vencer la fuerza de la gravedad y quede pues, acumulada.

Y por supuesto, otro factor, también imposible de controlar, es la edad. Conforme se cumplen años, nuestros sistemas se van deteriorando. Es por ello que poco a poco, la circulación va teniendo un peor funcionamiento y puede llegar a imposibilitar el correcto movimiento de la sangre, por ser insuficiente el retorno venoso. Es entonces cuando se empiezan a padecer varices.

Otros casos más puntuales, pueden ser el embarazo, alguna lesión que nos lleva a estar inmovilizados o por ejemplo, la menopausia.

¿Ambas son dolorosas?

Piernas con botasLas varices y arañas vasculares, en la mayoría de los casos, no tienen por qué suponer un problema clínico, y se trata más de algo estético. Pero es cierto, que cuando se agrava el problema -ahora ya hablamos de varices- se puede sentir hormigueos, molestias y finalmente dolor que pueda frenar el ritmo de vida.

Es aquí cuando hay que plantearse el uso de algún tratamiento para acabar con este problema y recuperar tanto la estética como la salud.

En Clínica Luad, ofrecemos el tratamiento médico-estético de Esclerosis vascular. Puedes aprender más de él, pinchando en el siguiente botón.  Conoce nuestros tratamientos y ¡no escondas tus piernas!.

Todo sobre la Esclerosis vascular

Si necesitas más información, puedes ponerte en contacto con nosotros y resolveremos todas tus dudas. Además, te recomendamos que vengas a visitarnos para poder realizar un estudio más personalizado de tu caso y poder recomendarte los tratamientos de médico-estética que más se ajustan a ti.