Es habitual que, conforme cumplimos años, aparezcan varices en nuestro cuerpo. Las varices, también conocidas como arañas vasculares, son dilataciones de las venas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón. Es decir, las varices son venas inflamadas y pueden ser de un color morado o azul oscuro.

Las más habituales son las que aparecen en las articulaciones inferiores, o sea, en las piernas. Aunque existen muchos factores por los que las varices pueden aparecer, pero lo más comunes son por obesidad, sedentarismo o trabajos prolongados de pie.

En Luad queremos que conozcas cuál es uno de los tratamientos más empleados en eliminar las varices.

¿Qué es la esclerosis vascular?

La esclerosis vascular consiste en la introducción de una fina aguja con un medicamento que produce una reacción inflamatoria controlada en las pareces de la variz. Así se consigue que la vena se cierre y la variz desparezca.

Tanto las varices pequeñas como  las que son de calibre medio pueden ser tratadas mediante esta técnica, porque se evita que haya que intervenir quirúrgicamente. Además, no importa dónde estén localizadas porque se pueden eliminar mediante este tratamiento.

Durante el tratamiento, las molestias son mínimas. El pinchazo es producido por una aguja muy fina y sólo se puede llegar a notar un ligero escozor al inyectar el esclerosante

El método que se emplea en la esclerosis vascular es muy sencillo porque, como ya hemos dicho, se inflama de forma controlada las paredes internas de la vena. De esta manera, se provoca fibrosis y un proceso cicatricial por el que se elimina la variz.

centro de fisioterapia en zaragoza

Todos los tratamientos de esclerosis vascular emplean esclerosantes. Éstos se pueden emplear de manera pura, diluidos o mezclados con otros medicamentos y productos.

Según la gravedad, una sesión puede durar de 15 a 70 minutos

En cada sesión del tratamiento se emplean algunos centímetros cúbicos de esclerosante, que se inyecta mediante una aguja muy fina y se distribuye en uno o varios trayectos varicosos. Según extensión del problema, el tratamiento se puede resolver en una o varias sesiones. Aunque, por norma general, se suele realizar una sesión cada dos semanas para cada pierna hasta que se complete el tratamiento.

Tras cada sesión, se debe colocar un vendaje o media elástica compresiva en la zona tratada durante 24 o 48 horas, que se puede retirar para aplicar algún producto tópico prescrito o para realizarse la higiene corporal.

¿Existen efectos secundarios?

Es importante saber que tras cada sesión y durante todo el tratamiento se tiene que evitar la exposición solar de las zonas tratadas. Por otro lado, aunque no es muy común, en algunas ocasiones pueden aparecer manchas en las zonas tratadas, pero pueden desaparecer sin problema a través de cremas y peelings. Aunque, como acabamos de mencionar, no es muy común que ocurra esta situación.

Pide cita ahora

Otro factor que se debe tener en cuenta es que según las dosis escogidas, siempre cabe la posibilidad de una insuficiencia de resultados, que hará necesarias nuevas sesiones de tratamiento o emplear procedimientos más agresivos.

Por otro lado, debemos aceptar que con el tiempo cualquier variz esclerosada puede recanalizarse, aunque lo habitual es que las que aparezcan correspondan a otras venas dilatadas en la misma zona.

Precauciones a tener en cuenta tras el tratamiento

El tratamiento no infiere en la actividad diaria normal. Pero sí es recomendable que no se realice ejercicio físico brusco, saltos frecuentes ni otros tipos de tratamientos que produzcan calor en las piernas como saunas, depilaciones con cera caliente, etc.

Además, se tiene que evitar la exposición solar directa. Y, en caso de hacerlo (aunque no es nada recomendable) se deberá emplear una crema con un factor de protección muy alto.

Tampoco se puede tomar ácido acetil salicílico (aspirina) mientras se esté tratando.

Cómo prevenir las varices en las piernas en un futuro

Las arañas vasculares son pequeños vasos sanguíneos perceptibles, de un color rojizo, azulado o morado y se producen como resultado de un flujo sanguíneo lento. Tanto hombres como mujeres se ven afectados por estas causas, pero son éstas últimas quienes son más propensas a padecerlas.

 

Aunque será a través de tratamientos la forma en la que conseguiremos eliminarlas de forma total, queremos darte a continuación una serie de consejos para evitar que en un futuro padezcas de esta afección:

Haz ejercicio con regularidad. Basta con caminar diariamente porque esta actividad aumenta la circulación en el cuerpo, pero en especial en las piernas.

Evita colocarte en la misma postura durante un periodo de tiempo prolongado. Si tu trabajo lo requiere, intenta caminar un poco y cambiar de postura a menudo.

Mantén las piernas sin cruzar cuando estés sentado. El cruce de piernas ralentiza el flujo ascendente de la sangre hacia el corazón y aumenta la presión en el interior de las venas de las piernas.

Evita usar tacones altos, la tensión que ponen en las piernas puede causar una constricción en el flujo de sangre desde la parte posterior de la pierna hasta el corazón.

Levanta las piernas por encima del corazón cuando estés tumbado para que la sangre en las piernas fluya fácilmente hacia el corazón y reduce el trabajo de las válvulas.

Las varices en las piernas pueden ser antiestéticas y resultar molestas a quien las padece. Y aunque podemos evitar que aparezcan en un futuro con estos consejos que hemos mencionado, lo cierto es que necesitaremos un tratamiento estético para poder eliminarlas por completo.

En Luad contamos con profesionales expertos en medico-estética que se encargarán de realizar todo el tratamiento sin ningún problema. Contacta con nosotros para saber más información sobre el tratamiento de esclerosis vascular.