Las varices, ese odiado problema que no solo supone una preocupación estética, también causa molestias y dolores. En Luad, queremos hoy hablarte sobre la esclerosis vascular, un tratamiento de médico-estética, que te ayudará a acabar con este problema circulatorio.

Si eres un seguidor asiduo de nuestro blog, ya sabrás que la médico-estética, busca poner solución a enfermedades o tratamientos de manera sencilla, segura y poco invasiva. El procedimiento de esclerosis vascular, sigue estos principios como vas a poder comprobar a continuación.

Primero, ¿qué son las varices?

Antes de introducir este tratamiento médico-estético, es prioritario conocer un poco el problema a tratar, sus causas, consecuencias, y algo sobre la prevención.

Piernas sin varicesLas varices, no son más que la inflamación anormal de las venas. Este fenómeno se produce cuando con el paso de los años, las válvulas que impulsan la sangre, se deterioran y son incapaces de generar el movimiento necesario. Cuando ocurre esto, la sangre queda acumulada en las venas, y las dilata.

Son muy sencillas de detectar, ya que las varices aparecen en la superficie de pantorrillas, muslos y/o arco del pie y se visualizan a través de la piel y por medio del tacto ya que suele notarse un importante relieve al pasar la palma de la mano por ellas.

Ahora bien, las causas de este problema, son variadas, y es muy difícil evitarlo, ya que tiene componente génetico en primer lugar. Aunque otros factores son, una vida sedentaria, o un exceso de horas en pie, la mala alimentación, y otros como factores hormonales o el uso de diferentes medicamentos.

Como comentábamos, en cuento a las consecuencias, no solo debemos preocuparnos por su aspecto, sino que además, las varices, suelen causar, hormigueos, dolor, pesadez en las piernas. Por ello, es necesario poner solución cuanto antes y evitar que los vasos se dilaten demasiado antes de actuar.

Aunque no vayamos a poder evitar padecer varices si esto está grabado en nuestro ADN, si que podemos retrasar su aparición. Recuerda llevar una dieta saludable, adecuada para el aparato circulatorio, evita la vida sedentaria y realiza deporte con regularidad.

Son pequeños gestos que nos ayudan a tener un organismo en general más sano y que nos aporta gran cantidad de beneficios.

Ahora sí, ¿qué es la esclerosis vascular?

Se trata de un procedimiento médico-estético capaz de acabar con las varices o arañas vasculares, mediante la inyección de componentes específicos.

Hay diferentes métodos, pero el principal, consiste en inyectar a través de una fina aguja, un producto esclerosante dentro del vaso. De esta manera, la zona tratada se inflama, produciéndose a continuación la fibrosis para posteriormente hacer desaparecer la variz.

Es pues, como decíamos de un tratamiento poco invasivo ya que la aguja es de tipo insulina y apenas ofrece molestias durante el tratamiento y permite una rápida recuperación.

Las sesiones.

Las sesiones de este tratamientos de Esclerosis vascular, pueden durar entre 15 y 60 minutos. Además, se suelen espaciar en el tiempo de manera que transcurran dos meses entre una y otra, aunque puedes ver resultados desde la primera visita.

Todo ello dependerá de cada paciente, ya que no todos tienen las mismas necesidades. Por ello, es importante que acudas a nuestro centro Clínica Luad, y te dejes asesorar por nuestros expertos a través de un estudio personalizado.

Cita para tu tratamiento personalizado

Cuidados post-tratamiento.

La buena noticia es que no vas a necesitar llevar a cabo especiales cuidados tras el tratamiento, pero sí seguir algunas indicaciones.

Alimentación sanaEn primer lugar debes saber que tras las inyecciones del procedimiento de esclerosis vascular, se aplican unas vendas de compresión en las zonas tratadas y que estas deben mantenerse fijas entre 24 y 48 horas –según te aconseje nuestro experto-.

Por esta misma razón, aconsejamos que el tratamiento se realice en las épocas de otoño e invierno debido a que estas vendas pueden ser más incómodas cuando las temperaturas son altas. Además en el caso de aparecer algún hematoma, al entrar en contacto con el sol, pueden aparecer manchas, por lo que deberás tener cuidado si te sometes al tratamiento en verano.

Por último, recuerda que al ser un tratamiento poco invasivo, enseguida puedes retomar tus actividades normales y que no va a afectar a tu día a dí, más allá de los primeros usos de las vendas compresoras. De hecho, es más que recomendable, caminar entre 30 y 40 minutos al día para mejorar los efectos del procedimiento y prolongar sus resultados.

Si necesitas más información te animamos a ponerte en contacto con nosotros para consultar todas tus dudas. Desde Clínica Luad, te atendemos sin compromiso, y  siempre de manera personalizada.

¡Visítanos!