Como siempre en Luad te informamos sobre los mejores tratamientos médico-estéticos con los que consigues grandes beneficios, sin tener que pasar por el quirófano. Hoy te lo contamos todo sobre los hilos tensores. Este es una de las técnicas más novedosas que ofrecemos en Luad, se consiguen resultados similares que con un Lifting, pero sin necesidad de realizar ninguna cirugía.

¿En qué consiste este tratamiento?

Se trata de un tratamiento médico-estético, que utiliza elementos reabsorbibles de manera natural por la piel. Este componente se llama Polidioxanona, y se utiliza incluso para cirugías cardíacas, es totalmente seguro y ofrece grandes resultados.

Los hilos tensores, se introducen en la capa subdérmica por medio de unas micro-agujas, gracias a esto las incisiones son prácticamente invisibles y no se necesitan suturas ni recuperación. Estos actúan dando soporte a la piel, estirándola y creando así este efecto lifting. Su estructura, hace que se sujeten de manera natural a la estructura de la piel, por lo que no necesitan de ningún anclaje ni soporte.

Para evitar la incomodidad del dolor, antes de introducir los hilos tensores, se aplica un anestésico en crema en el área a tratar. Es decir, no hay anestesia y por tanto se evitan las largas recuperaciones o posibles complicaciones.

Llámanos y rejuvenece tu piel

¿Por qué utilizar los hilos tensores?

Existen numerosas razones, pero la principal es que vas a ver un rejuvenecimiento de la piel, aportando mayor vitalidad a tu rostro. Esta por tanto indicado para aquellos rostros que padecen flacidez, o incluso para quienes quieran prevenir arrugas y otros signos de envejecimiento.

Preparación del tratamiento médico-estético de hilos tensoresCon este tratamiento médico-estético, se consiguen dos beneficios. Por un lado, como hemos dicho, se produce ese estiramiento de la piel, haciendo que desaparezcan las arrugas y líneas de expresión. Y por otro lado, gracias al tipo de componente de los hilos tensores , se activa el colágeno y la elastina natural de la piel, así conseguimos que el rostro comience a generar aquellos agentes naturales necesarios para prolongar los resultados y que las zonas tratadas continúen teniendo soporte aunque los hilos hayan sido absorbidos.

Otra de las ventajas es que se consigue además un resultado mucho más natural que con otros procedimientos más invasivos, además de mejorar la oxigenación y micro-circulación de la piel, lo cual hace que esta se vea más brillante y vital, con un aspecto mejorado.

Este tratamiento, ofrece gran versatilidad, ya que aunque el uso más común es en las zonas de pómulos y cejas, se puede aplicar también en cuello y mandíbula.

¿Cuántas sesiones necesito?

Los hilos tensores ofrecen grandes resultados en una sola aplicación. La pregunta no sería cuantas sesiones son necesarias, sino que dependerá de la prolongación de los resultados.

Con una sola aplicación, podemos seguir viendo resultados entre 18 meses y dos años, por lo que hasta entonces, no sería necesaria otra sesión.

Los cambios se ven de manera progresiva, entre los 3 y 6 meses se comprueba la mayor efectividad. Pero gracias a que los hilos tensores ayudan a generar colágeno natural en la piel, los beneficios se prolongarán, manteniendo así la zona tratada más tersa y estirada.

Hay que tener en cuenta que estas cifras pueden variar según el tipo de paciente y del estado de su piel. Debido a esto, recomendamos someterse a alguna sesión de mantenimiento antes de que comiencen a aparecer arrugas o flacidez.

Las sesiones tienen una duración aproximada de 30 minutos y gracias a que es un procedimiento poco invasivo, no requerirá tiempo adicional de recuperación.

¿Hay algún efecto secundario?

Hay que apuntar que el uso de hilos tensores puede estar contraindicado para personas embarazadas, con diabetes severa o problemas de circulación graves. Pero al tratarse de una técnica que no necesita ninguna incisión ni sutura, puede haber muy pocas complicaciones.

Debido a los pequeños pinchazos, se puede producir una pequeña hinchazón en la zona a tratar. Esta inflamación, acompañada del enrojecimiento o pequeños hematomas donde se han introducido hilos tensores desaparecen en unas horas.

Como veis, los resultados son visibles, instantáneos y duraderos. Todo esto sin necesidad de pasar por quirófano. No esperes más y pide cita ya en Luad, nuestros profesionales de tratamientos médico-estéticos te atienden sin compromiso.