Si estás pensando en rejuvenecer tu rostro o acabar con su flacidez, los hilos tensores pueden ser la solución ideal para llevarlo a cabo. Lo bueno de esta técnica es que no se necesita cirugía para llevarla a cabo y es una técnica que no causa prácticamente dolor en el paciente.

Estos hilos se insertan por debajo de la piel gracias a una ayuda muy fina que permite traspasar el hilo por las zonas necesarias del rostro. Del mismo modo, el aspecto positivo es que, al no precisar de cirugía, no se generarán cicatrices en el rostro.

Los resultados son muy positivos y no hace falta esperar un tiempo poder lucir dichos resultados. Tensar la piel y estimular su rejuvenecimiento son algunos de los aspectos positivos de esta técnica.

Otro beneficio de llevar a cabo este tratamiento es que no se necesita anestesiar de manera general al paciente, sino que simplemente se le aplica una anestesia local y el tiempo de recuperación de la misma es prácticamente inexistente.

Principales aplicaciones en el rostro

Aunque los hilos tensores se pueden aplicar en multitud de partes del cuerpo (glúteos, abdomen, etc.), el uso más frecuente y más demandado es el del rostro. Algunas aplicaciones en el mismo pueden ser:

  • Mirada renovada gracias a la eliminación de arrugas del contorno de los ojos.
  • Quitar arrugas de la frente.
  • Elevar cejas hasta conseguir la expresión deseada.
  • Eliminar la flacidez del cuello y recuperar su forma.

¿Cuándo empezar a usar este tratamiento?

No existe una edad prestablecida a partir de la cual sea bueno o malo utilizar este tratamiento. Sin embargo, es bueno prevenir y que no se lleve a cabo una vez que las arrugas o flacidez se hayan incrustado en tu rostro, ya que si no se tendría que recurrir a algún tratamiento previo de colágeno para poder aplicar los hilos tensores.

Hilos tensores para rejuvenecer el rostro

Los 35 años es la edad media a la que se empiezan a utilizar este tipo de tratamientos, ya que, si se produce un avance en el tiempo, no serviría de nada este tipo de aplicación, debido a que los signos de envejecimiento se encontrarían en una etapa avanzada y se tendría que recurrir a cirugía.

¿Es caro rejuvenecer?

Los precios de este tratamiento pueden oscilar entre los 150 y 600 euros dependiendo de los diferentes factores, nosotros te descubrimos alguno:

  • Número de hilos a utilizar: normalmente se utilizan entre 6 y 15 hilos tensores para que se rejuvenezca el rostro. El precio del tratamiento oscilará si se necesitan más o menos para llevar a cabo este fin.
  • Clínica en la que se lleva a cabo el tratamiento: es importante ponerse en manos expertas y de confianza a la hora de encomendar tu estética a una persona. Obviamente, este factor puede alterar el coste final del tratamiento, debido a que se paga la calidad y hay que tener claro que en este aspecto no se puede escatimar económicamente si quieres lucir unos buenos resultados.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene la utilización de hilos tensores?

Algunas ventajas de este tratamiento:

  • En una media hora puede haber finalizado este tratamiento estético, ya que como decimos, no hace falta cirugía para llevarlo a cabo.
  • Además, no causa dolor en el paciente, aunque bien es cierto que se han de seguir unas recomendaciones de la persona especialista para que no se produzca ningún contratiempo con el tratamiento.

Más sobre tratamientos médico estéticos

  • Ayuda a eliminar los surcos que se hayan formado en la piel, así como la flacidez que produce el paso del tiempo.
  • Poseen una apariencia natural, ya que no rellenan la piel, sino que la tensan y reafirman.
  • Se puede combinar con otros tratamientos o cirugías estéticas para lucir mejor la piel.

Sin embargo, plantean algunos inconvenientes

Los resultados que produce son simplemente temporales, ya que la piel reabsorbe el componente de estos hilos. Como hemos mencionado con anterioridad, la duración de este tratamiento oscila entre uno y dos años.

Los primeros días de tratamiento la zona afectada puede sufrir inflamación o alguna pequeña molestia, pero estos síntomas desaparecen a los pocos días, no excediendo una semana de plazo.

Se pueden presentar alergias al material con el que está hecho el hilo tensor, por eso es un buen consejo que te pongas en manos expertas como las nuestras a la hora de confiar tu estética a alguien.

Algunos tratamientos alternativos

Algunos tratamientos que pueden complementar o sustituir a los hilos tensores y que tampoco necesitan de cirugía estética son:

  • Ácido hialurónico: ayuda a prescindir de pequeñas arrugas que pueda presentar nuestro rostro, a dar volumen a áreas concretas de nuestra anatomía facial. Del mismo modo, es un tratamiento cuyos efectos desaparecen con el tiempo. El plazo hasta que desaparece está alrededor de un año y medio aproximadamente.
  • Toxina botulínica: se trata del famoso “botox” cuya finalidad es la de paralizar los músculos faciales. Este tratamiento evita la aparición de nuevas arrugas. Del mismo modo, suele utilizarse para eliminar las arrugas de la frente y las del contorno del ojo, las patas de gallo.

En Luad te podemos ayudar a combatir esos signos de la edad que deseas eliminar de tu rostro a través de la aplicación de diversas técnicas. Nuestras manos expertas y el trato con vosotros, nuestros clientes, son las claves del éxito de nuestra clínica. No dudes en contactar con nosotros, rejuvenecer es fácil y te acompañaremos en este camino en todo momento.