Como todos hemos podido observar en los últimos años se ha producido un auge de los tratamientos con ácido hialurónico y del famoso botox. Lo cierto es que, aunque estos tratamientos son muy populares y eficaces, requieren pasar por el quirófano. Por ello y debido a los avances en técnicas mínimamente invasivas como los hilos tensores o faciales tenemos otra alternativa más para presumir de cuerpo.

¿Qué son los hilos tensores: combaten la flacidez del cuerpo y del rostro?

Se trata de un procedimiento a base de la colocación en las capas interiores de la piel de unos hilos reabsorbibles, que tensarán la zona tratada. La ventaja principal de este tipo de tratamientos es que son reabsorbibles, pero el cuerpo lo reconoce como un “cuerpo extraño” por lo que intentará envolver en fibras de colágeno que provocaran un efecto tensor y rejuvenecedor de las arrugas.

¿Cómo se aplican los hilos tensores?

hilos-tensoresEl proceso de aplicación de los hilos tensores lo podemos considerar sencillo y rápido, al tener una duración media de entre 15 y 30 minutos.

Deben colocarse en la capa de la piel adecuada para tener unos resultados eficaces, por lo que es necesario que realice la técnica un personal cualificado.

En cuanto a los tamaños de las agujas, algo que preocupa a muchas personas, para cada zona del cuerpo y para las diferentes características del paciente existen actualmente una gran variedad del tamaño de agujas.

En cuanto a su duración, puede durar un año y medio aproximadamente al tratarse de una técnica dependiente. Esto es porque al colocarlos comienza un efecto progresivo a medida que la piel va sintetizando el colágeno, que alcanza un máximo de seis meses.

Se puede mantener seis meses más y a partir de ese año comienza a reducirse y se requiere la aplicación de otro tratamiento.

¿Para qué se emplean los hilos tensores?

Los hilos tensores estimulan los macrófagos, las células que actúan de manera más activa en la eliminación de la inflamación.

Nos producen una mejora en la circulación de nuestra sangre, así como en los canales linfáticos. Como resultado de ello conseguiremos una mejora importante en la complexión y textura de la piel, lo que nos permitirá mostrar un aspecto más descansado.

Actualmente, los hilos tensores se emplean para mejorar la cara interna de los brazos, piernas o el abdomen, y para elevar los glúteos.  

Pero también se emplean para mejorar el tercio inferior del rostro y el cuello con unos resultados tan eficaces como en las zonas mencionadas anteriormente.

Nos va a permitir definir el óvalo del rostro, el descenso de las cejas y la flacidez del cuello. Por ello, se recomiendan para elevar mejillas, minimizar o matizar las arrugas.

Además, estos hilos no tienen ningún competidor en el tema corporal.

¿Tienen efectos adversos estos hilos tensores?

hilos-tensores-2Hasta el momento podemos decir que no ha habido efectos adversos, los únicos que se conocen son aquellos que se han producido por una mala aplicación al no confiar en especialistas adecuados.

Para conseguir mejores resultados te recomendamos que complementes este tratamiento con otros como la mesoterapia corporal.

¿Qué ventajas pueden tener los hilos tensores ante la cirugía plástica?

La principal ventaja de los hilos tensores es que preserva en mayor medida los rasgos y la naturalidad del rostro, lo que evita que perdamos los signos de expresión tan personales de la cara.

Es un tratamiento que llega a zonas más concretas donde la cirugía estética no puede llegar en total plenitud, por ejemplo, el óvalo facial o el cuello.

En Luad Centro Médico Estético te ofrecemos diferentes tratamientos y cuidados de belleza, para que protejas tu piel del frío invernal. ¡Contacta ya con nosotros!