Con el comienzo del verano, son muchas las personas que se preocupan por conseguir un cuerpo bronceado de la forma más rápida posible. Aunque esto no siempre es posible, porque cada persona tiene un tipo de piel distinta y su fototipo determinará la rapidez con la que puede broncearse, lo cierto es que existen ciertos trucos para poder acelerar este proceso.

Además, podemos tener en cuenta también una serie de cuestiones para mantener ese bronceado que tanto cuesta conseguir.

Hoy, en Luad, queremos darte una serie de consejos que debes tener en cuenta a la hora de exponerte al sol, así como unas recomendaciones posteriores para poder mantener tu bronceado durante más tiempo.

¿Cómo puedo conseguir un bronceado rápido?

Para poder conseguir que nuestra piel esté morena, no sólo hay que realizar un cuidado externo ya que el interior de nuestro cuerpo es fundamental para conseguir y potenciar un tono bronceado de manera natural.

Es necesario ingerir alimentos que contengan vitamina A y aquellos que sean ricos en flavonoides, antioxidantes y betacarotenos. Alimentos como el melón, el mango, el caqui, la naranja, el melocotón, la zanahoria, el tomate, el brócoli o las espinacas nos pueden ayudar a prolongar el bronceado.

No olvides emplear aceite de oliva en las comidas, ya que favorece la regeneración de la piel y le aportará más elasticidad.

Recuerda que hidratar bien el organismo y la piel es esencial, sobre todo en verano, para evitar quemaduras. No sólo hablamos de hidratar el organismo con el consumo de abundante agua, sino que necesitamos una hidratación externa. La piel necesita hidratarse tras haber sido expuesta a los rayos solares. Es imprescindible aplicar crema hidratante o aftersun a diario, tras la ducha, aunque no tomemos el sol ese día.

Es recomendable tener la piel exfoliada antes de tomar el sol, porque existe una capa de células muertas que será la que antes se broncee y se perderá directamente cuando nos duchemos. Mantener el cuerpo exfoliado, realizando un peeling una vez a la semana, hará que consigamos antes un tono dorado y de una forma más uniforme.

Como sabemos, tenemos que emplear cremas protectoras que protejan nuestra piel. Es recomendable comenzar con una crema de factor alto e ir disminuyéndolo según adquiramos un tono más bronceado. Podemos emplear aceites bronceadores con protección, pero cuando la piel ya tenga un tono dorado.

Extiende la crema protectora de manera uniforme por todo el cuerpo y aplica más cantidad en hombros, pecho y cara, ya que son las zonas más sensibles al sol.

Consejos para mantener el tono moreno de la piel

En primer lugar, es fundamental el tiempo de exposición solar. Lo ideal sería tomarlo diariamente, pero poco tiempo. Es decir, durante los primeros días es suficiente con tomarlo sólo 10 o 15 minutos, es lo más aconsejable para no sufrir quemaduras. Además, recuerda evitar exponerte al sol en las horas centrales, porque es cuando más calienta. Protege también tu cabeza con un gorro o un sombrero para no sufrir una insolación.

Para poder conseguir mantener un tono de piel dorado y atractivo debemos seguir una serie de pautas a lo largo de todo el verano, e incluso después.

Saber más sobre potenciar el bronceado

En primer lugar, emplea un gel hidratante en la ducha y aplica después una crema hidratante para que la piel no se seque y se pele. Así el bronceado estará intacto por más tiempo.

Como hemos mencionado antes, la ingesta de alimentos que contienen vitamina C, los betacaroteno y los alimentos ricos en agua nos ayudarán a que la piel esté hidratada y bronceada.

Evita las duchas de agua caliente y apuesta por las de agua fría. El agua caliente deshidrata la piel y puede hacer que se pele. Una ducha de agua fría y aceite hidratante nos ayudará a mantener la piel morena durante el verano.

Los autobronceadores y las cremas con color pueden ayudar a alargar nuestro tono de piel. Podemos encontrar muchos productos que simulan el moreno de la piel y pueden ayudarnos a prolongarlo. Eso sí, aplícalo de forma homogénea para que no parezca artificial. Para el rostro, emplea polvos bronceadores en vez de autobronceadores, así conseguirás un resultado más natura.

Otra opción es recurrir a las cabinas de rayos UVA para que el moreno perdure. Son bronceados instantáneos y nos pueden ayudar a prolongar nuestro bronceado. Si dispones de menos tiempo para ir a la playa o a la piscina, puedes incorporar una o dos sesiones de rayos en tu centro de bronceado. Puedes combinar las sesiones de rayos UVA con las sesiones naturales cada semana.

Es decir, si tienes tiempo, puedes combinar las sesiones de rayos UVA con sesiones de exposición al sol de manera natural en la playa o en la piscina en una misma semana. Pero recuerda, no debes tomar el mismo día los rayos UVA con las sesiones de sol natural. También es aconsejable no sobrepasar las tres sesiones de rayos UVA en tu centro de bronceado, pero debes ser constante durante varias semanas aunque sólo sean una o dos sesiones por semana.

Si todavía tienes dudas acerca de las cabinas de rayos UVA, no dudes en contactar con nuestros expertos. Te asesorarán y te darán los mejores consejos para que puedas disfrutar de un bonito bronceado durante todo el año.