El Botox quizá sea unos de los tratamientos médico-estéticos más conocidos por todo el mundo. Esto hace que surjan mitos sobre sus resultados o aplicación. Para que no te quede ninguna duda, en Luad te aclaramos los mitos y verdades más extendidos sobre el Botox.

En primer lugar explicaremos qué es el Botox. Su nombre real es Toxina botulínica y se extrae de una bacteria llamada Clostridium Botulinium. Debido a su origen, surge  la primera duda.

  1. ¿Si se extrae de una toxina, es contraproducente para mi cuerpo?

No, el Botox, a pesar de ser derivado de una toxina es utilizado en diferentes ámbitos de la medicina y es totalmente seguro si se utiliza correctamente. Lo único que hace dicho agente es paralizar los músculos donde se inyecta de manera temporal, haciendo que las arrugas no se hagan más profundas y se rellenen los antiestéticos surcos. Puede parecer alarmante pero la toxina que se utiliza con fines médicos es una variación de la original así que no es capaz de provocar daños ni mucho menos la enfermedad del botulismo.

  1. Si no repito el tratamiento, las arrugas se marcan más?

Este es otro de los mitos que debemos desmentir. Como hemos dicho, el Botox paraliza las células musculares, esto implica que es imposible que la arruga donde se ha aplicado el tratamiento sea ahora más pronunciada. La arruga vuelve al estado inicial cuando el producto deja de hacer efecto. Por lo tanto, no es cierto que las arrugas se marquen más, sino que se ha perdido el efecto volumen que aportaba el Botox.

Pierde el miedo al Botox. Pide cita ya.

  1. El Botox rellena las arrugas

Falso, con esta toxina lo que se consigue es paralizar el envejecimiento de las arrugas. En ningún momento este producto es utilizado para rellenar surcos o líneas de expresión, por lo que es otro de los mitos que queda desmentido. Si es cierto que puede dar un poco de volumen, lo que puede dar la sensaciones de que la arruga está siendo rellenada con el Botox, pero realmente no es así.

  1. Cada vez hay que aplicar mayor cantidad

Esto quizá sea una de las dudas -y adelantamos que uno de los mitos- más extendidas debido al comportamiento que vemos en los famosos. Ciertos pacientes deciden utilizar Botox en nuevas zonas y con mayor frecuencia lo que lleva a pensar que el aumento de la dosis es algo necesario.

Esto no es correcto. La cantidad inyectada, puede ser siempre la misma, dado que el tratamiento consiste en evitar que los signos de expresión sean más visibles, y el proceso permanece paralizado tras la primera inyección, cuando se pasen estos efectos solo será necesario volver a aplicar la misma cantidad anterior, ya que no es posible que las arrugas sean más pronunciadas.

  1. Es un producto inyectable, ¿duele?tratamiento-botox

No, gracias a las agujas de reducido diámetro que se utilizan, es un procedimiento sencillo e indoloro. Puede producir molestias debido al pinchazo pero es apenas perceptible. Además, el Botox se inyecta diluido en suero para evitar que sea espeso y reducir posibles molestias durante las micro-inyecciones.

  1. Botox= a rostro sin expresión

Aquí encontramos parte de mito y parte verdad. Este componente puede actuar como relajante o como paralizante total, por lo que le corresponde al experto saber la cantidad necesaria para que el músculo quede paralizado pero sin llegar a afectar a la expresión y a los movimientos faciales.

Por esta razón es importante que el tratamiento sea aplicado por profesionales expertos de manera que los resultados sean óptimos y duraderos.

  1. ¿Es un producto adictivo?

El Botox no es una sustancia capaz de crear adicción, por lo que afirmamos que se trata de otro de los mitos de este producto. Aunque sí que es verdad que ciertos pacientes desarrollan dependencia hacia este tratamiento debido al miedo al envejecimiento. Estos miedos hacen que ciertas personas decidan abusar del tratamiento, aumentando el número de sesiones o la dosis, esto solo lleva a unos resultados menos naturales y desaconsejables para la piel.

Esperamos que desde Luad hayamos resuelto todas tus dudas sobre los mitos y verdades que circulan en nuestra sociedad.

Si estás interesado en este tratamiento y deseas más información, no dudes en pedir tu cita en Luad. Llámanos, estaremos encantados de atenderte.