En Luad, somos expertos en cuidar la piel de nuestros clientes y tenemos muy en cuenta que es necesario realizar un estudio personalizado de cada uno de nuestros pacientes. En especial, las pieles más maduras, van a necesitar tratamientos médico estéticos y de otro tipo muy específicos  a los diferentes problemas que podemos encontrar. Por ello, hoy te vamos a contar cómo cuidar tu piel y volver a disfrutar de un rostro y cuerpo rejuvenecido.

Con el paso de los años, comenzamos a notar que la piel, ya no es la misma, puedes detectar sequedad, flacidez, la aparición de manchas, sensibilidad, etc. Pero los años, no afectan a todos de igual manera, por ello las pieles maduras van a necesitar tratamientos muy diferentes según cada tipo de paciente. Eso sí, siempre de la mano de los mejores profesionales para que los resultados sean los esperados.

A continuación te mostramos unos consejos para cuidar pieles maduras.

Dieta variada e hidratación total.

La clave de la juventud según numerosos expertos está en lo que comemos. Y es que los alimentos son una fuente ideal de vitaminas y minerales que no solo nos mantienen sanos por dentro, sino que también nos cuidan por fuera.

Cuidar pieles maduras con dieta sanaEl consumo diario de frutas y verduras, aporta las vitaminas necesarias para mantener la piel brillante y tersa. Aconsejamos los alimentos ricos en Vitamina C, esta es capaz de estimular la producción del colágeno, que se trata de una proteína encargada de mantener la elasticidad de la piel y le da estructura desde el interior de la misma.  La encontrarás en cítricos, pimientos, espinacas o tomate.

Muchos de los tratamientos médico estéticos, se basan en la inyección de componentes que favorecen esta producción de colágeno, por ello aunque estos procedimientos son muy útiles, conviene reforzarlos con una alimentación adecuada.

Busca también alimentos que contienen Zinc, como por ejemplo las ostras, semillas de calabaza o las ostras que te ayudan a mantener suave la piel con el paso de los años.

Por otro lado, las pieles maduras suelen sufrir deshidratación, es totalmente normal, y podemos ayudar a nuestro cuerpo de manera muy sencilla. Asegúrate que bebes agua suficiente, es decir al menos dos litros al día. Este consejo es especialmente importante ahora que llega el verano y el calor y el sol tienden a resecar todavía más todo tipo de pieles.

Debes ayudar también a tu piel, sobre todo a tu rostro, con productos específicos. Por ejemplo cremas hidratantes. Asegúrate de que sean adecuadas para la edad de tu piel, hay una gran variedad por lo que seguro que encuentras la que más se adapta a ti. Y si buscas una hidratación extra, busca alimentos con alto contenido en Omega 3 como es el pescado azul, el marisco, o los frutos secos. Gracias a este componente, tu piel se mantendrá hidratada con más facilidad.

Renueva tu piel.

A partir de los 40 la piel envejece y pueden aparecer manchas y la sequedad. Antes de comenzar con ningún tipo de tratamiento, conviene pensar en procedimientos estéticos que preparen tu piel. Estamos hablando de los peelings. Estos tratamientos, pueden ayudar a las pieles más maduras, a “reiniciar” la piel del rostro. Existen tres niveles de peeling, los cuales se diferencian por su nivel de intensidad, con el peeling en profundidad se consiguen mejores resultados pero pueden resultar dañinos.

Por ello, debido a que las pieles más maduras tienden a ser más sensibles, un peeling básico puede ser suficiente para eliminar los tejidos muertos y eliminar las manchas más superficiales de la piel. Además ayuda a revitalizar y a que el rostro tenga un aspecto más hidratado y revitalizado.

Pide cita ya para tu estudio.

Tratamientos médico estéticos para pieles maduras.

Cuidar pieles maduras con tratamientos médico estéticosComo adelantábamos, todos las anteriores consejos, ayudan a tu piel de  manera diaria, pero conviene una vez pasados los 40 o 50 años, comenzar a hacer uso de la médico estética.

Se trata de tratamientos que son muy poco invasivos pero que consiguen ofrecer grandes resultados hasta en las pieles más complicadas. De nuevo, se debe tener en cuenta que las pieles de unos y otros son muy diferentes, por ello, desde Luad, te recomendamos que pidas cita con nuestros expertos y realices un estudio personalizado de tu piel.

Para las pieles que comienzan a perder su elasticidad y su brillo, el tratamiento estrella son las micro-inyecciones de ácido hialurónico. Este componente esta presente en nuestro organismo y favorece la producción de colágeno y elástina de manera totalmente natural en nuestro cuerpo. Además, consigue dar brillo a la piel y cierto volumen que rejuvenece las pieles más maduras. Se trata de un procedimiento médico estético muy recomendado para las pieles que comienzan a entrar en la madurez. Los resultados se pueden prolongar hasta un año, por lo que no son necesarias altas repeticiones del mismo, solo un mantenimiento adecuado de la piel.

Por otro lado, para aquellas pieles más maduras, una vez se atraviesa la barrera de los 50 puede ser interesante utilizar también tratamientos como el botox. Según el estado en el que se encuentre tu piel, puedes optar por el mucho antes.

Este tratamiento hace uso de la toxina botulínica, totalmente inocua ya que no está activa, pero actúa sobre las fibras musculares paralizándolas y evitando que se deterioren y afecten a la elasticidad de nuestra piel. De esta manera, podemos mantener nuestra piel tersa durante más tiempo, algo muy complicado en las pieles maduras.

Puedes leer más sobre ambos tratamientos en nuestro post anterior.

En general, cuidar de las pieles maduras, no es complicado, pero requiere paciencia y constancia. Una dieta variada, la importante hidratación y el apoyo de tratamientos médico estéticos y productos específicos, hará que las pieles maduras tengan un aspecto de lo más joven.

No dudes en consultarnos todas tus preguntas. En Luad, cuidamos de tu piel.