Es un método médico-estético de alta pureza que se realiza en manos de un grupo de médicos de una manera programada. Dicho procedimiento consiste en la aplicación por vía subcutánea del gas natural (CO2, Dióxido de Carbono) en una zona específica.

Este método es uno de los más modernos actualmente y unos de los más demandados de la década ya que no es un proceso quirúrgico, solo consisten en un tratamiento en función que haya sido planteado por un médico especialista, dándole así instrucciones a todo un grupo que se enfocara en el control de dicha aplicación.

Cómo aplicar la Carboxiterapia

Este método se aplica con el uso de microinyecciones del gas natural (CO2) sobre una zona de tejido afectado, estas inyecciones se hacen basadas en el programa establecido por el médico especialista después de la revisión del paciente ya que este especifica en dicho programa cantidad de la dosis, tiempo para aplicación, temperatura del gas y posibles respuestas del paciente al tratamiento.

Dependiendo de la zona donde se vaya a aplicar este tratamiento ronda entre las 5 y 10 sesiones dependiendo de los objetivos, aunque se hacen 2 sesiones por semana con el fin de que el cuerpo no reaccione de manera inadecuada al dióxido de carbono, ya que podría ocasionar daños en el sistema del paciente.

La aplicación de este tratamiento es algo similar al hacer algunas horas de ejercicio pues cuando nos enfocamos en realizar actividades físicas el cuerpo genera serotonina que es un compuesto transmisor de neuronas a través de redes neuronales, mejorando tanto la percepción, la atención, la memoria, sexualidad y los cambios de ánimo. Aunque se asemeja al deporte no son similares pues este está dedicado al tratamiento del flujo sanguíneo.

La carboxiterapia no es un método de aplicación dolorosa pues se realiza con pinchazos a través de microagujas con el fin de hacer el menor daño a la piel. Mayormente lo que el paciente suele sentir es un pequeño enrojecimiento de la zona donde fue realizada la inyección o también pueden sentir pequeñas picaduras como mucho.

Aunque es un tratamiento con muchas ventajas, solo debe ser llevado a cabo por expertos que tengan conocimientos sobre este tema y este tratamiento también puede ser completado después de la aplicación de masajes específicos que ayuden a aumentar el esparcimiento del gas a tejidos musculares adyacentes.

Origen de la Carboxiterapia

El origen de esta terapia se remonta a la década de los 50, donde fue aplicada por un grupo de cardiólogos franceses con el fin de disminuir el déficit en la circulación sanguínea en pacientes que presentaron esta enfermedad. Este método inició en el complejo de Aguas termales en la comuna de Royat-Francia. También analizaron que la celulitis es un trastorno generado por la acumulación de desechos o adipocitos que se encargan de acumular grasa en una zona impidiendo la buena circulación sanguínea.

Casos para aplicación

Entre los posibles casos donde es común aplicar este tratamiento sería en los siguientes:

 

  • Celulitis y Grasa localizada: En caso de tener celulitis o grasa localizada, el gas introducido se encargaría de eliminar los adipocitos acumuladores de grasa, permitiendo mejoras en la circulación sanguínea.
  • Estrías: debido a la introducción del gas este funciona como un relleno permitiendo que los tejidos encogidos se extiendan así absorbiendo de una mejor manera las propiedades de las cremas aplicadas.
  • Flacidez: Mejora la producción de colágeno, dando así mayor firmeza a la piel.
  • Ojeras: Al producir colágeno y servir como elemento de relleno que estira la piel y permitiendo mejorar la circulación, esto hace que vayan aclarando zonas oscuras en el cuerpo.