Tratamientos médico-estéticos tipo de piel normalEn Luad, sabemos que cada paciente es diferente y por ello, nuestros tratamientos médico estéticos siempre están personalizados a las necesidades de cada uno. Uno de los aspectos a tener en cuenta es el tipo de pies. ¿Sabes cuál es el tuyo?, ¿Cómo mejorar su aspecto? ¿Qué tratamientos te interesan?. Te lo contamos todo.

La piel se debe cuidar no solo por estética y por imagen, sino porque es una parte importante de nuestro cuerpo que nos protege frente a agentes externos que pueden afectar a nuestra salud. El problema es que suele ser muy delicada y hay que conocer nuestro tipo de piel muy bien para darle lo que necesita.

En general se diferencian los siguientes tipos: seca, grasa, mixta,  normal y sensible. Al igual que encontramos cremas o gel de baño específicos para nuestra piel, también hay tratamientos médico estéticos indicados para cada tipología.

Piel seca

La piel seca se caracteriza por su poca elasticidad y falta de brillo. Esto se debe a una fuerte deshidratación que se provoca ya que hay escasez de lípidos y el agua se evapora, dejando la tez con ese aspecto seco. Una manera de saber si tu piel es de este tipo es porque tiene un tacto áspero, tiende a estar muy tirante, los poros son casi imperceptibles, y como decíamos carece de brillo.

Los problemas de quienes tienen un tipo de piel seca son la falta de hidratación, la facilidad con la que se marcan las arrugas de expresión y ante todo su alta sensibilidad. Es muy común que las personas con esta piel padezcan irritaciones picor o dolor sobre todo en el rostro y en zonas igual de sensibles.

Para evitar o al menos tratar estos problemas, lo mejor que puedes hacer es confíar en los mejores procedimientos médico estéticos. Para este tipo de piel, se recomienda la infiltración de combinados vitamínicos por medio de microagujas. La falta de hidratación y de brillo hace que este tipo de tratamientos sean perfectos para devolverle la viveza al rostro.

Por otro lado, y ante todo en personas con edades a partir de los 40 con piel seca, se recomienda el uso de tratamientos como el bótox o el ácido hialurónico. Son tratamientos muy diferentes pero que pueden ayudar a que las líneas de expresión no sean tan prominentes. El tipo de tratamiento, dependerá de muchos aspectos más allá del tipo de piel, por lo que es importante que te pongas en mano de expertos como los de la Clínica Luad para que llevemos a cabo un estudio personalizado de tu caso.

Todo sobre el bótox y el ácido hialurónico

Piel grasa

Se trata del contrapunto del tipo anterior. En este caso, este tipo de pieles se caracterizan por el aspecto untuoso de la tez. Es muy fácil de detectar en los rostros ya que hay un brillo excesivo y humedad continuada. Esto se debe al aumento de las glándulas sebáceas en la dermis, que son las encargas de “lubricar” y proteger la piel, pero lo hace en exceso, causando este aspecto tan poco deseado.

En este caso, se recomiendan tratamientos que ayuden a la limpieza de la piel para impedir que se acumule la suciedad en los poros dilatados. Una rutina diaria de limpieza con productos no comedogénicos ( que no obstruyen los poros) es la mejor solución a este tipo de piel. Eso sí, una de las ventajas es que es un tipo de dermis muy resistente a los agentes externos y retrasa el envejecimiento.

Pieles mixtas

Se trata de la combinación de las anteriores. Se debe a que hay zonas de la piel donde hay un exceso de secreción de grasa mientras que otras zonas permanecen deshidratadas.

El tratamiento de este tipo de piel es complicado, pero gracias a los procedimientos médico estéticos, podemos ayudar a equilibrar el estado de esta. Esto se debe a que los tratamientos indicados para pieles secas, se pueden realizar en zonas muy focalizadas, haciendo que se trate solo el problema deseado sin agravar otros. Por ello, podemos tratar las zonas donde la piel esté seca sin tener que potenciar el brillo de las áreas más grasas.

Pieles normales

Tratamientos médico-estéticos según tu tipo de pielAquellos afortunados y afortunadas con este tipo de piel, cuentan con un equilibrio perfecto entre tez seca y grasa, no hay ni exceso ni defecto.

Eso sí, la piel cambia con el paso de los años y es recomendable utilizar tratamientos como el ácido hialurónico para mantener las líneas de expresión a raya y evitar que el rostro vaya perdiendo brillo.Según como evolucione la piel, se pueden aplicar unos tratamientos u otros con el fin de mantener ese equilibrio tan deseado.

Piel sensible.

Por último, podemos encontrar un tipo de piel algo más complicado. La piel sensible es muy similar a la de tipo seco, pero en este caso agentes externos como el clima, o cosméticos le afectan en mayor medida. Para saber si este es tu tipo de piel debes saber que sobre todo en las zonas como el rostro suelen aparecer rojeces, está irritada, se padecen picores y generalmente se pueden producir alergias o rechazos hacia productos de cosmética o higiene.

La piel sensible, debe de ser tratada con cuidado. Tratamientos médico estéticos como la inyección de vitaminas pueden ayudar a que la esta sea más fuerte. Eso sí, debes ponerte en manos de un doctor especializado para asegurarte de que tu piel puede soportar este tratamiento. En tu día a día, escoge productos especiales para este tipo de tez y testados dermatológicamente para evitar una agresión excesiva sobre la misma.

Como vemos cada tipo de piel tiene unas necesidades diferentes, si no sabes como saber qué tipo es la tuya, contacta con nosotros. Te asesoramos sobre los mejores tratamientos médico estéticos y te ayudamos a mejorar y proteger tu piel.